El lance Aoiz

Un determinado lance para un determinado sitio, a primera vista suena un tanto tonto, rayando entre la sandez y la auténtica paranoia. Si el nombre es el de un pueblo en el prepirineo navarro ni te cuento.

Sin embargo, si llevas viviendo al lado de un río, en ese pueblo, desde hace 9 años y has bajado a pescar determinados tramos un par de cientos de veces, la cosa puede que no suene tan descabellada.

Llega un momento, en esas circunstancias, que quieres capturar determinadas truchas y en determinadas querencias y te das cuenta que un lance en concreto, es el más efectivo con diferencia por encima de todos los demás. Y has probado muchos. Y le pones nombre. Faltaría más.

Le podría haber llamado Irati, como el río. Pero eso es totalmente impreciso ya que el Irati, a lo largo de todo su recorrido, es un río con una gran diversidad de configuraciones diferentes, anchuras, corrientes, tablas, etc… Incluso a su paso por Aoiz, justo salir del embalse de Itoiz, nos podemos encontrar en pocos kilómetros con una buena gama de escenarios variados. Todos hermosos, salvajes y con buenos peces.

También le podría haber llamado el lance picado o de línea floja o paracaídas. Sin embargo, por la longitud de línea que maneja y el punto exacto donde hay que conseguir la línea floja, no tiene demasiado que ver con esos tradicionales lances.

El tramo

Los tramos que bautizan el lance en cuestión son muy anchos (más de 20 metros), de corrientes tranquilas pero sinuosas y con truchas, cómo no, pegadas a la otra orilla. Y truchas muy grandes. No se llega a ellas si no es con un lance largo, cubre demasiado. La mosca, generalmente pequeña tiende, con inusitada afición, a dragar casi nada más tocar el agua. Y eso requiere de un lance específico que, ejecutado con precisión, casi siempre funciona.

El lance Aoiz

Trasero

La clave está en ejecutar un lance trasero con unos 15 metros de línea. Un lance paralelo al agua y a un par de dedos de tocar el agua. Debe llevar mucha velocidad e ir muy recto. El timing debe ser perfecto o rozará el agua y se acabará el experimento.

Frontal

Un pelín antes de estirarse la línea del todo atrás, ejecutaremos un frontal muy alto, disparando toda la línea que podamos con una enérgica tracción. Esperaremos a que el bucle evolucione hasta el final y picaremos la punta de la caña con suavidad hasta el agua. La línea se estirará del todo excepto el último tramo y el bajo los cuales, al caer desde ese ángulo, crearán unas cuantas pequeñas eses, tras una sutil posada con precisión, cerca del pez.

Debido a que es un lance que permite una muy buena precisión os puedo asegurar que funciona en estas circunstancias y parecidas cuando ningún otro lance lo logra.