Entrevista a Pablo Castro tras su llegada de Eslovaquia con dos medallas

Aunque han pasado varios años desde que realizé esta entrevista, el personaje en cuestión sigue más vigente y con más influencia en la pesca en España que nunca, a fecha de hoy (2019),


Esta entrevista la realicé al teléfono justo volver Pablo con sus medallas de Eslovaquia. Después de más de una semana lejos de su casa y familia y todavía no dando abasto a todas las llamadas, celebraciones y lógicos compromisos. Una vez más queda en clara evidencia la generosidad, cordialidad y calidad humana de la que hace gala este gran campeón.

Me encuentro en mi oficina con el portátil delante y una aplicación para grabar sonido abierta. Coloco el teléfono móvil casi pegado al micrófono del ordenador y me preparo la lista de preguntas encima de la mesa. Marco el número y me coge Pablo, el hombre más feliz de la tierra en ese momento. Y me cuenta…

Pablo, ¿dónde ha estado la clave?

La clave ha sido el equipo. Su fuerza ha sido inmensa, cinco personas más el capitán y Milán Kubic que nos echó una mano. Es más fácil descubrir cómo hay que pescar entre cinco personas y esa ha sido la verdadera fuerza y clave de la victoria, la mía y la del segundo puesto del equipo.    

 ¿Era un escenario ideal para los españoles? ¿Por qué?

No estoy de acuerdo que era un escenario ideal para nosostros. No hubo mangas de lago y evidentemente eso nos beneficiaba. Eran unos ríos donde se cebaron mucho los peces. Cuando los peces se ceban los españoles tenemos mucho que decir. Eso está claro. Sin embargo, eso no es todo. Lo fundamental es saber adaptarse. Yo he sido el mejor en río en dos mundiales donde no se cebaban los peces. Pascal Gognard dijo un día que gana el que antes se adapta a las condiciones de un río. Estoy totalmente de acuerdo con esto.

¿Qué tipo de pesca e imitaciones has empleado?

Ninfas de faisán y efémeras muy pequeñitas. Tuvimos eclosiones impresionantes todos los días. Ríos llenos de peces, 90% tímalos y el resto truchas. Millones de pequeñas efemeritas. Se pescó mucho a seca. Y es curioso porque en Centro Europa se ve una trucha cebándose y la pescan a ninfa. No se sabe pescar a seca. Por eso es tan importante el lanzado. No lanzar lejos sino lanzar bien.

¿Has aprendido algo, algún material, montaje, algo que te haya llamado la atención?

A nivel técnico no, nada. Sí que me ha llamado mucho la atención es el trabajo tan unido de los equipos, cómo sienten y defienden su bandera. Yo comparto del todo ese sentimiento.

¿Perdiste muchas?

Unicamente se me soltaron algunas truchas en la última manga debido al vendaval que había. Impresionante. Como anécdota te diré que gracias a las cañas de Alejandro tuve una manga donde saqué 58 peces, todos los que clavé, sin perder ninguno.

 ¿Te rompió alguna?

Rompí alguno también en la última manga. En esa parte de Europa hay muy mala luz a determinadas horas del día que impide ver con claridad.

¿En qué momento te empezaste a ver con posibilidades?

Siempre estuve muy bien colocado. Hubo algo excepcional en este campeonato. Lo normal hasta ahora era descansar todos a la vez una manga. En este campeopnato se descansaba por grupos cuando te tocaba. A mí me tocó descansar en la penúltima quinta manga. Me fui a descansar y pedí por favor que nadie me molestara. Estaba muy nervioso. En ese momento si yo no hacía primero el eslovaco ganaba el campeonato. No logré dormir nada. Estaba increíblemente excitado. Me dije que ese era el momento de mi vida. Dí mil vueltas al tramo en mi cabeza. Todos los entrenamientos, lecciones aprendidas durante muchos años, toda la sabiduría adquirida, los pequeños detalles, todo tenía que salir en ese momento, mi momento. Mis 180 minutos a tope. Intenté desviar la atención de mis nervios pensando que toda mi vida como pescador, la herencia de mis padres, mis maestros, tenía que estar canalizada en ese momento. Saqué 55 peces y el segundo sacó 42. Me salió perfecto.

¿Pescar rápido es importante? ¿Qué papel ha jugado el estado físico?

Es determinate. El físico fue fundamental. Tuve una manga en un río muy ancho donde el controlador estaba en la otra orilla de un río muy ancho y profundo. Desde que clavaba un pez hasta que lo llevaba al control a medir y volvía a pescar, pasaban 5 minutos, de reloj. Crucé unas 70 veces el río a toda velocidad con agua hasta la cintura en 180 minutos. Iba muy entrenado físicamente y fue totalmente determinante. Esa misma mañana había tenido otra manga muy parecida.

¿A qué distancia media has pescado?

Cada río era diferente. A ninfa, como nos han prohibido pescar al hilo, se pescaba muy cerquita. Pero por ejemplo, en los ríos anchos lanzaba un tandem de ninfas todo lo lejos que podía para barrer la mayor cantidad de agua posible. Y fue muy bien.

¿Qué tal la organización?

Perfecta. Facilidades totales para entrenar. Allí te sacas un permiso en un bar y directamente al río a pescar, en cualquier parte del país. Nada que ver con todos los fomalismos y licencias de aquí.

¿Has pasado hambre?

No he pasado hambre aunque he perdido 4 kilos. Ha sido un campeonato super físico. Volaba por el río, la gente flipaba conmigo. Algunas mangas fueron del todo espectaculares. Estar pendiente de dónde se sitúa el controlador para buscar tus posiciones de pesca es muy importante.

¿A quién o a quienes le tenías ganas?

A nadie, en realidad. No, yo compito contra mi mismo. Yo busco mi realización al 100%. La manga de 58 peces representa para mí la perfección del equilibrio entre cabeza, brazo y equipo. Solo eso, los demás no me importan.

¿Alguna cosa rara entre los árbitros, reglamentación..?

En la manga de 58 peces me mandaron al juez internacional a chequear todo mi equipo. En esa manga pasé 20 minutos sin sacar ningún pez porqué me desconcentraron del todo. Había un checo delante de mí y yo le estaba dando caña. No era normal, al parecer.

Un competidor solo se puede dedicar a competir. Si piensas que te pueden descalificar por llevar algo incorrecto o sabes que te están mirando con lupa, te pones nervioso. Por supuesto llevaba todo legal, medidas, hilos, cañas. Lo cierto es que me desestabilizaron bastante.

En la última manga también me pusieron otro controlador internacional a parte del controlador regular. En fin.

Y ¿ahora, qué toca?

Campeonato en Anglés, Gerona, por parejas. Iré con David García Ferreras, para mí el mejor pescador de río de España y gran amigo.

 ¿Qué país fuera de Europa te puede quitar el campeonato del mundo?

Ninguno. Todo queda en Europa. Es muy difícil que nadie de fuera pueda ganar algo sobre todo a nivel de equipo. Son 25 mangas y va a ganar siempre el mejor.

¿Alguna anécdota curiosa?

Sí, curiosamente el detalle más emocionante que he vivido en mi vida. Cuando estábamos en el podio, el equipo checo se puso delante de nosotros y nos hizo una reverencia admitiendo que no habían podido con nosotros. El mejor detalle que he vivido nunca. Los mejores del mundo reconociendo nuestra victoria. La verdad es que los tuvimos machacados todo el campeonato. Se pusieron delante en la penúltima manga y les volvimos a superar en la última.

Y en Octubre el Congreso de ADELAM.

Estoy encantado de asistir. Tú personalmente me has ayudado siempre que te he pedido y quiero colaborar con ADELAM. Mi presentación será sobre el lanzado práctico en competición. Tengo muchas ganas de juntarnos allí. Creo además que habrá una mesa redonda de preguntas y detalles sobre este campeonato y estaré encantado de compartir con todos los participantes toda mi experiencia y vivencias de Eslovaquia.

Muchas gracias por esta entrevista Pablo. Nos vemos en Avila.