La “otra” orilla

Somos diestros (la mayoría) y lanzamos por nuestra derecha. Es la manera que nos resulta más cómodo y si no es totalmente necesario no lo hacemos de otra forma.

Sin embargo, salirse aquí de lo convencional y pescar la ”otra” orilla por el otro hombro, supone algunas ventajas muy interesantes para el pescador:

1. Puede que encontremos peces menos hostigados y pescados.

2. Desde luego vamos a encontrarnos menos pescadores, por eso están los peces menos hostigados (mi amigo perogrullo).

3. El ángulo de presentación de nuestra mosca variará. El pez va a ver aparecer nuestra mosca por un lado desacostumbrado. Su comportamiento receloso puede ser menor ante esta novedad (interesante teoría todavía en laboratorio).

4. Si el viento nos sopla sobre nuestro hombro lanzador (en la orilla convencional) el cambiar de orilla y de técnica nos supone una ventaja añadida. Al revés, también (aquí empate).

Empiezan los problemas

Es curioso observar, cómo cuando uno decide empezar a practicar este lado y lanzar por el “otro hombro”, empiezan a aparecer vicios y fallos que ya creíamos del todo superados. Y cómo no, los bucles negativos vuelven a ser protagonistas de nuestra vida.

Automáticamente empezamos a aplicar más energía de la necesaria al principio del golpe de lanzado. Como disponemos de menos “espacio” para realizar el golpe de lanzado (nos bloquea el cuerpo) al sacar más metros de línea y no ampliar el golpe flexionaremos la punta de la caña por debajo de la trayectoria recta que debiera seguir. Resultado: nuevamente un bucle negativo.

Es importante pues, en primer lugar, adoptar la postura correcta en relación a los metros de línea que vayamos a sacar.

A saber:

# Lances cortos (6-8 metros de línea): rotaremos la muñeca de manera que la palma apunte hacia delante. Observar el desplazamiento de la punta de la caña. Lanzaremos normal como si lo hiciéramos por la derecha.

# Lances medios (8-12): deberemos sacar el codo hacia fuera y cruzar el brazo por delante del cuerpo.

# Lances más largos: además deberemos inclinarlos por la cintura hacia ese lado y rotarla ligeramente. No descuidemos la doble tracción (Jason Borger y Gunter Feuerstein tienen una interesante técnica para ello).

Mi consejo es claro: aprende a lanzar desde la otra orilla (la menos pescada) por el otro hombro y hazlo siempre que las condiciones te lo permitan”.