Reflexiones sobre el poder de la visión

La pesca con mosca cobra su máxima expresión en emoción y contenido cuando puedes ver lo que haces y lo que pasa. Si no ves, esta bendita actividad nuestra no es ni la mitad de entretenida y me atrevería a decir que es mucho menos pesca con mosca.

Por ver me refiero a la evolución y dibujos de la línea en el aire al lanzar, a la línea en superficie intentando arrastrar nuestra mosca a toda costa, a la mosca sujeta al bajo intentando derivar con elegancia y orgullo, a la trucha comiendo en superficie, observando nuestra mosca y suavemente haciendo que desaparezca de nuestra vista.

Cuanto menos disfrute de esa visión tengamos en toda esa experiencia, menos intensas serán nuestras emociones, menos pesca con mosca estaremos practicando y más otra cosa.

Y en esto estamos de acuerdo, creo, todos. Por unanimidad, tanto si eres de seca, de ninfa, streamer o perdigón todos coincidimos en ese planteamiento hedonista visionario (por lo de ver).

Eligiendo la caña

El poder de la visión en el pescador va más allá de la acción de pesca.

Al comprar una caña, yo estoy convencido de que tu opinión de sí te gusta o no, está, en muchos casos, casi en su totalidad decidida antes de asir el corcho. Es el aspecto visual el que te va a condicionar enormemente qué y cuánto vas a sentir al probarla.

Este predeterminismo nace del aspecto y estética de la caña, de la marca visiblemente impresa en el primer tramo y hasta de su funda y tubo. Una caña en una preciosa funda de tela aterciopelada, extraída de un chulo tubo de aluminio decorado no puede ser mala. Ahora obvia todo eso al probarla y júzgala objetivamente. Complicado.

En la práctica del lanzado

Uno de los principios básicos de flycastingart es el de aprender y ejercitar el observar el lance trasero. No es por casualidad, ni mucho menos. Así mismo, uno de los momentos más cruelmente reveladores y que más marcan una trayectoria ascendente en la vida de un lanzador de cualquier nivel, es esa vez que se ve lanzar en vídeo y no se reconoce (por Dios, quita eso de mi vista).

Como instructor de pesca siempre abogo por un tipo de enseñanza y sobretodo de prácticas de lanzado lo más visuales posible. Poderosamente visuales.

Hay alumnos que poseen una gran capacidad de abstraccción e imaginación pero hay muchos otros que no. Incluso los primeros van a obtener siempre mejores y más rápidos resultados si utilizan todo tipo de apoyo y elementos de ayuda físicos en los cursos a los que asisten o en las prácticas de entrenamiento que realizen por su cuenta.

Con las herramientas y adminículos adecuados se pueden crear todo tipo de escenarios y situaciones, que en tan solo una reducida campa de hierba simulen un montón de situaciones y retos diversos como los que tenemos que desafiar en el río. Escenarios llenos de potentes estímulos visuales van a acelerar, de manera clara, nuestra curva de aprendizaje y facilitar la adquisición de conceptos y lances nuevos.

Hierba sobre el agua

Los cursos o demostraciones en agua son insistituíbles en algunos aspectos. En muchos otros, unos escenarios bien recreados con diversas y muy visuales herramientas concretas en hierba, siguen superando al agua a la hora de aprender a lanzar.

El poder visual es tan potente en la práctica del lanzado que os puedo asegurar que desarrollaréis mejor precisión si dentro de un aro colocaís otro muy pequeñito y apuntáis a él.

Os aseguro que si en vez de imaginar que la corriente fluye de derecha a izquierda, a la hora de practicar un lance concreto, colocáis alguna especie de flecha o un cono tumbado en posición horizontal con la punta apuntando hacia la izquierda (fluir del río), vuestro lance anti-corrientes será más efectivo y os saldrá con más facilidad. Sorprendentemente sencillo y potente esto de la sicología visual.

Y si en vez de lanzar a aquella trucha invisible imaginaria sobre el césped, situáis una trucha peluche bien realista y bien tiesita, vuestra práctica se volverá mucho más intensa, real y sobre todo efectiva. Que te lo vas a pasar en grande no tengo la menor duda.

Corolario

La mayor parte de la población tiene el canal visual como el medio más potente de aprendizaje. Saber potenciarlo y aprovecharlo en nuestra carrera como lanzadores nos va redundar en mejores y más rápidos resultados y gratificantes experiencias de entrenamiento. Nos vemos.