El reloj de Swisher. Versión avanzada.

Ejercicio con mayúsculas. Uno de los grandes. No solo por el espacio que necesita. Puro adiestramiento de lanzado en hierba.

Con la foto grande de abajo basta para entender de qué va. Por si acaso os cuento alguna cosa más.

Un poco de historia

El padre e inventor de este fantástico ejercicio es ni más ni menos que el gran Doug Swisher, una auténtica leyenda en Estados Unidos.

Con este vídeo empezó todo

Swisher es autor de algunos de los mayores best sellers de pesca con mosca y entomología de norteamérica: Emergentes, La trucha Selectiva y Estrategias de la Pesca con Mosca.

Es, así mismo, pionero y creador de algunos de los más sobresalientes vídeos sobre lanzado: Basic y Advanced Fly Casting. Concretamente este ejercicio era presentado en uno de esos fantásticos vídeos, el cual cayó en mis manos hace ya algunos años. Me dejó huella y marcó mi destino.

Mi versión actual del reloj es algo diferente y desde luego más compleja que la del viejo maestro. Sin embargo, estoy casi seguro que sin ese vídeo y la inspiración de Swisher yo no habría desarrollado nunca ni este ejercicio ni muchos otros.

Escenario

Nos encontramos en el centro del reloj, mirando corriente arriba a las 12.00. Las horas corresponden a posiciones de peces que lógicamente también miran corriente arriba.

A la hora de buscar lances presuponemos que para este ejercicio la corriente fluye de manera más o menos regular entre nosotros y cada pez. En otras palabras, no existe una corriente claramente más fuerte que las demás que nos condicione y modifique el lance de manera clara para intentar compensarla.

Además también presuponemos que el viento no es lo suficientemente fuerte para condicionarnos la elección del lance a utilizar o para modificarlo.

Ya sé, es mucho presuponer pero os aseguro que el ejercicio es igual de válido.

Estos es para filmarlo en vídeo y con un dron. Sería fantástico. No tengo dron todavía.

Procedimiento

Desde esa posición, ato una lanita a modo de mosca seca y empiezo a presentarla a cada una de las horas. Lo hago con tranquilidad y centrado en conseguir derivas libres de dragado. Me interesa buscar el mejor lance de entre varias opciones para cada hora. Comienzo pues.

Opciones de lances para cada hora

En casi todas las horas es más que conveniente que la mosca caiga en el marco de la ventana del pez. Paciencia y observación para averiguarlo (si es que está comiendo en superficie). El caso es que cuanto más nos alejemos de ese punto menos efectivo resultará nuestro lance. Y posar dentro de la ventana es arriesgado ya que podemos alertar al pez con el chof o el bajo o vete tú a saber.

12.00 – Extendido corto (izquierda o derecha). A esta hora el gran riesgo es alinear el pez, con la línea o con el bajo. Un extendido largo que abra mayor ángulo, situaría más línea transversal a la corriente. Malo.

1.00 – Pequeñas pero uniformemente distribuídas eses (serpentinas tercer grado). Si puedes hacerlas por el otro hombro mejor, ya que te quedarán un pelín más corriente arriba.

2.00 – Al aumentar el ángulo de línea transversal a la corriente nuestras eses deberán ser algo mayores pero también uniformemente distribuídas. Si soy capaz de meter un extendido a la vez, viva el arte.

Complicado curvo de izquierda a derecha

3.00 – Línea perpendicular a la corriente, máximo dragado. Podemos probar una variedad de lances de presentación: serpentinas, extendido largo a la izquierda… Incluso un curvo de izquierda a derecha (muy complicado).

Para mí, desde esa posición un gancho a la derecha es el mejor, situando el bajo en línea con la corriente. Con un poco de práctica no es difícil.

4.00 – Por fin toca presentar corriente abajo. Disminuye el riesgo de alinear el pez o de alertarlo con la línea.

Lanzando por el otro hombro ejecutamos un extendido largo a la izquierda, si es con algo de línea floja mejor. Un combinado de extendido con picado es lo más efectivo, no lo más fácil.

5.00 – Angulo perfecto, corriente abajo. Qué más podemos pedir. No hagas nada. Línea recta siempre que la mosca caiga en el carril de comida del pez.

Agáchate un poco que te puede ver y ojo con sobrevolar la línea demasiado cerca por encima de la ventana del pez.

6.00 – Parece también una posición ideal. No lo es tanto. Agáchate mucho que te ve seguro, a tí o a tu caña. Lanza corto con un lance paracaídas o de rebote y da línea con generosidad a medida que tu mosca deriva hacia el pez.

Existe un gran peligro. Que no te la tome en una primera pasada y alinees el pez o lo alertes en la levantada. Mi consejo es que en vez de un lance en línea recta, ejecutes un extendido cortito a la derecha o a la izquierda, según veas. Así, en la recogida, no lo alertarás.

7.00 – Comienza la otra mitad del reloj. Si somos diestros empezamos a favorecer nuestro lado natural. Qué bien.

Lo mismo que para las 5.00.

8.00 – Extendido a la derecha. Esta es una buena postura (la mejor en el reloj) para probar un curvo positivo de derecha a izquierda. Dios, qué bien queda. Esta hora tiene un artículo completo en el siguiente enlace.

9.00 – Si clonamos lo que hicimos a las 3.00 deberemos ejecutar un gancho de izquierda. Resulta más complicado ya que el bucle evoluciona de izquierda a derecha en un movimiento menos natural para nuestra muñeca. Si no lo hemos entrenado prueba cualquier otro lance de presentación que anteriormente ejecutamos a las 3.00.

10.00 – Nuevas eses bien distribuídas nos sacan de este apuro. Para ser precisos y un clavado más limpio, y eso es una obligación, utiliza el menor número y tamaño que te sea posible. Esta es una regla de oro, siempre. Si te animas meter un extendido como a las 2.00 verás que te resulta más fácil por tu lado bueno.

11.00 – Uno de los lances más sencillos de todo el reloj. Según la intensidad de la corriente igual con un lance en línea recta bien preciso nos baste del todo. Si no, como a la 1.00, serpentinas bien ordenadas. Y por nuestro hombro bueno. Un chollo.

Corolario y reflexiones

— Una uniforme distribución de las eses en el lance de serpentinas es fundamental. Si se crean aburruñadamente y amontonadas consiguen el efecto contrario añadiendo empuje extra al resto de la línea.

— Realizar este ejercicio con cierta frecuencia contribuirá a llevar nuestra técnica en lances de presentación hasta un nivel poco acostumbrado para la mayoría.

— Si eres instructor e incluyes este ejercicio en uno de tus cursos, tienes asegurado el éxito de tu audiencia. Ensáyatelo muy bien antes y prepárate a escuchar Oooohs y algún aplauso a eso de las 21.00.

— Este super ejercicio debería ser incluído en los exámenes de la IFFF o la EFFF. Daría mucho más sentido a cómo abordan esos certificados el tema de los lances de presentación. Bastante mal, por cierto.

Suerte y vete contándome. En el contacto del blog o en mi correo.