En su día fuí colleccionador de citas sobre pesca con mosca. Un cuaderno entero llegué a reunir.

En este enlace enseñaba una pequeña muestra sobre la enseñanza aplicada al lanzado. En este otro, incluía un montón sobre pesca con mosca.

Y este último enlace recogía, sin duda, una de mis favoritas.

River Traditions

Una casa de pesca americana te permite personalizar sus cajas de mosca de aluminio (la caja) con un pensamiento o cita de tu elección. Muy bonito y original.

Os pego una muy evocadora de esa colección mostrada en el portal.

Mi caja con la cita de Rafael quedaría más o menos así.

 


(Con este artículo nació flycastingart. Las cosas han cambiado y la situación y popularidad del lanzado en España no es la misma. Sin embargo, siete años después de haberlo escrito, la esencia de su mensaje sigue vigente y mi proclama más viva que nunca. A modo de nostálgico homenaje al blog tras estos siete años, lo saco de portada, sin cambiar una coma pero con algo de restyling).

Pasión por el lanzado

 

En realidad, la cita del pergamino antiguo de la izquierda no tiene nada de anónimo.

Podría ser firmada por cientos de pescadores que han encontrado en el lanzado con mosca, casi siempre con sorpresa, una auténtica fuente de diversión.

Pescadores que en su día decidieron por voluntad propia conocer las posibilidades de una disciplina que existe a la par que la pesca y que normalmente acaba convirtiéndose en una mucho más poderosa herramienta de pesca. En algunos casos en un auténtico entretenimiento en sí mismo cuando la temporada ha terminado.

Torbellino de pasiones

Y es que el lanzado con mosca levanta pasiones. En una u otra dirección pero a nadie deja indiferente.

Todo el que lo prueba queda hechizado por su magia. Muchos a quienes les gustaría intentarlo sienten tremenda curiosidad y cierto desconcierto al no saber qué pasos seguir para meterse en ello.

Algunos deciden no probarlo y también con pasión y vehemencia lo rechazan de pleno sin haber querido ni siquiera intentarlo.

 

Criterio de análisis

Todos los pescadores con mosca somos muy buenos y sacamos muchos peces. Desde que pescamos sin muerte más.

El descubrir, de repente, la existencia de unos criterios objetivos de análisis, que de alguna manera puedan definir y calificar nuestras habilidades técnicas en cualquier disciplina, crea cierto desasosiego.

Si esa disciplina es la pesca con mosca, algo que solemos vivir con inusitado ardor y fogosidad, la existencia de esos juicios objetivos de evaluación se vuelven, para algunos, del todo insoportables.

Si a estas alturas, nunca o apenas, has probado el lanzado, te animo a que lo hagas y le des una oportunidad.

Estoy totalmente convencido que te vas a llevar una gran sorpresa.

Puede que pase algo de tiempo hasta que tus nuevos lances y mejora técnica redunden en la captura de más peces. Pero también lo más probable es que cuando llegue ese momento eso no sea en absoluto lo que más te importe.

Carlos Azpilicueta (2 de Noviembre de 2012)    


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *