El lanzador sin complejos

 ¿Cual es la razón principal, actualmente, por la que todavía muchos pescadores a mosca no practican en seco con regularidad?

Hace tiempo la respuesta era con bastante certeza, que no se creía en ello. Por falta de información y porque nadie lo hacía nunca excepto algunos piradillos que vete tú a saber si son pescadores de verdad o qué. “¿Qué me cuentas del bucle ese y líneas flojas? Pon esta mosca y al agua que en hierba solo pican los mosquitos. ¿Y para qué si lo que se dice sacar, ya saco peces?”

Las cosas han cambiado sustancialmente y hoy en día se admite de manera casi generalizada, que la práctica en seco puede ser una buena herramienta de formación para ser más efectivo en el agua y sacar algunos peces que sin un lance largo o de un determinado tipo no voy a poder. Sin embargo, me consta que incluso hoy día, son muy pocos los pescadores que por su cuenta practican con cierta asiduidad. ¿Por qué?

En grupo es más fácil vencer ese reparo

Pensando en voz alta pudiera ser que:

  •  ⇒ No tienen tiempo.
  •  ⇒ Lo ven como un gran esfuerzo que compensa poco solo para momentos escasos y específicos en el río.
  •  ⇒ No saben qué practicar.
  •  ⇒ Temen adquirir vicios erróneos sin nadie que les corrija.
  •  ⇒ Temen dañar sus líneas.
  •  ⇒ Etc…

 

La respuesta

Pudiera ser cualquiera de esas razones o varias de ellas. Sin embargo os voy a contar algo. Creo que sé la razón principal. Es sencilla, infantil pero muy humana. Especialmente en adultos responsables y diligentes profesionales.

Miedo al ridículo. Corte. Vergüenza.

Recuerdo muchas sesiones de lanzado en las que yo tenía que hacer un esfuerzo para lanzarme a la hierba y estar preparado a ser blanco de miradas, risillas y tener que enfrentarme a la tan temida y devastadora pregunta. ¿Qué, pican?

Un rato de paz y tranqulidad muy divertido

Es una sensación que no se llega a quitar del todo nunca. Te acabas acostumbrando y acabas pasando de casi todo pero no es fácil. Y requiere esfuerzo y sobretodo determinación.

Consejillos

Me atrevo a dar algunos consejos para vencer este miedo escénico. A mí me funcionan:

  • Pierde tiempo en buscar un lugar apartado y protegido.
  • ∞ Lanza siempre en el mismo sitio. Que se te acabe identificando con ese rincón.
  • No mires a la gente. Céntrate en el lanzado. Solo tu línea y tú.
  • Ten la respuesta preparada y dila de manera automática, siempre la misma: “Practico lanzado, una modalidad de pesca”  Esta frase es suficiente en la mayoría de los casos. Callarse te llega a incomodar más y a la postre provoca mala leche que te vas tragando.
  • ∞ En compañía no da corte.  Monta un grupo en Wassap con colegas y pescadores de la zona y avísales cada vez que vayas a practicar. Al principio no irá nadie. Insiste, acabarán presentándose algunos poco a poco.
  • Entrénate para obtener un certificado de lanzado. Esta meta requiere esfuerzo, constancia y desembolso, poniendo en juego autoestima y expectativas tuyas y de algunos de tu entorno. Con todo eso, que te mire la gente al entrenar es lo de menos.

 

Corolario

Es muy importante no olvidar en todo momento que al final, el lanzado persigue el mismo fin que la pesca con mosca. Entretener. Es en gran medida una excusa válida para salir una rato, sentir el sol y el aire y deconectar haciendo algo que te aseguro puede resultar muy entretenido. Y encima, al lado de casa y gratis. Así de simple.

Lanzador buscando un buen seco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *