A vista de pájaro

También conocido como tracking, el alineamiento es la trayectoria que sigue la caña en una vista zenital o de pájaro. Queremos que vaya recta, sin ninguna desviación, ni detrás ni delante.

Es, así mismo, un elemento técnico de permanente mejora y afinamiento a lo largo de nuestra vida. Así de simple.

Errores más comunes

El desvío más normal que ocurre es que tras el lance trasero nos vamos hacia adelante terminando la mano de la caña delante de nuestra cabeza/hombro y no a un lado, como debiera estar en línea con el trasero.

También suele ocurrir al revés. Tras un ligeramente desviado trasero, nos vamos hacia delante en total línea recta terminando la mano de la caña al lado de la cabeza/hombro, como debe ser.

Los efectos

El problema según cantidad de línea manejada se traduce en descarados ganchos al final de la línea y metros desaparecidos.

  • – En distancias cortas (digamos 10 metros de distancia) el impacto de un tracking ligeramente desviado es mínimo. Si el desvío es mayor, la línea caerá formando un bonito gancho al final. Bonito pero totalmente indeseado.
  • – En distancias de hasta 20 metros, los desvíos en el tracking empiezan a dar problemas claros en la extensión de la línea afectando la distancia.
  • – En distancias más largas el tracking se convierte en un auténtico comedor de metros. Los devora sin miramientos.

Algunas soluciones para poner en práctica

  1. 1. Fílmate con una cámara justo en frente. Analiza el problema y quédate con lo que ves. El impacto visual suele ser una muy potente llamada.
  2. 2. Lanza al lado de una pared, valla o línea de arbustos. Steve Rajeff recomienda hacer este ejercicio solo con el primer tramo de la caña. O el tracking es bueno o te enganchas o peor aún, golpeas la caña.
  3. 3. Lanza encima de una línea recta en el suelo (pista de entrenamiento, por ejemplo). Especialmente bueno para posar atrás y centrarnos en ese desvío de la línea hacia un lado.
  4. 4. Paul Arden recomienda en distancia fijarnos dianas en el horizonte, delante y detrás. Es una técnica nada fácil de aprender pero la mejor en lances muy largos.
  5. 5. Cruza el pie adelando para cerrarnos la tendencia a girar el cuerpo hacia la izquierda (lanzadores diestros). También recomendado por Steve Rajeff.
  6. .

 

Bill Gammel recomienda el siguiente sencillo ejercicio. Nos fijamos un punto visual algo alejado (árbol, poste…) en línea con nuestro hombro lanzador. Vamos lanzando y siempre que todo vaya bien daremos un paso hacia atrás. Nos iremos alejando de ese punto de referencia intentando que no aparezcan los ganchitos adelante. Simplemente efectivo.

Corolario

El tracking o alineamiento, por su gran importancia en el lanzado, debería ser elemento único de entrenamiento en muchas de nuestras sesiones de prácticas. Probad los consejos y ejercicios señalados, elegir los que mejor se adapten a vosotros y en poco tiempo vuestra línea irá recta como un alambre y volará, volará y volará.