La música del lanzado

Saber interpretar la “música” que produce cada lance nos puede ayudar a detectar algunos fallos importantes en nuestra técnica. A saber (mejor dicho a oir):

Fswiiish!!: la caña silba.

Estamos aplicando demasiada energía.Esto nos ocasiona todo tipo de problemas, casi seguro bucles negativos.

Hay que relajar la mano y el brazo y ralentizar el ritmo de los movimientos. SI estamos lanzado distancia algo de Fswiish es inevitable.

Craack!!: latigazo atrás.

No damos tiempo a que la línea se extienda del todo hacia atrás empezando el lance delantero demasiado pronto. Con un bajo excesivamente corto también harás ruido tanto atrás como adelante.

Splaash!!: chapoteo atrás.

Hemos tocado el agua. El sistema se desequilibrará del todo. Corrígelo parando atrás como si quisieras lanzar la línea hacia el cielo y no directamente hacia atrás (menos muñeca).

Wooosssh!!!: roce de la línea al deslizarse dentro de las anillas

Este es el único sonido que deberíamos oír, una línea bien lubricada que corra perfectamente.

Aaarghh!!!: gemido humano atrás.

El más preocupante de todos los sonidos. Sobre todo para el que lo emite. Pescar con anzuelos sin muerte ayuda en estos casos. Parar y socorrer. ( Recuerda una de las leyes del río: todo pescador, independientemente de su modalidad, tiene derecho a volver a su casa con las dos orejas intactas)

Allá por 1885 un conocido pescador inglés de la época, Henry P. Wells, comentaba en “Fly-Rods and Fly-Tackle”:

“Recuerda que el movimiento de la caña en el aire debería ser totalmente insonoro. Nada ofende más al oído de un pescador que el silbido de su caña. Es como una nota desafinada para un oído musical educado. Sólo hay dos excepciones a esta regla: cuando se lanza contra el viento o en lances muy largos”