Lance preventivo

Aprender a lanzar con una buena técnica, al margen de quizás proporcionarnos alguna trucha que otra en alguna difícil querencia, es importante por una razón de gran peso: nuestra salud.

El doctor Keith Berend, cirujano Jefe ortopédico de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte y gran aficionado a la pesca con mosca, ha llevado a cabo un estudio sobre los hábitos de pesca y la salud de 131 pescadores a mosca.

Una de los datos extraídos de tal estudio es que alrededor del 57% de los pescadores estudiados manifestaban dolor en la parte inferior de la espalda, un 45% lo hacían en manos, muñecas, hombros y rodillas y un 38% sentían dolor en el codo. Todos estos dolores fueron atribuidos directamente a la práctica de esta afición.

Deporte exigente

Las conclusiones finales señalaban que la práctica continua de la pesca con mosca a lo largo de los años, es tan exigente con la espalda, brazos, muñeca y codos como los son deportes de competición como el golf, el tenis o el baseball. Casi nada.

Desarrollar desde el principio una técnica relajada, en la que el mínimo esfuerzo sea prioritario con un agarre sutil y unos movimientos acompasados y suaves es, sin lugar a dudas, una de las claves para evitarnos problemas en el futuro.