No mires que haces trampa

En dos artículos anteriores de este blog 1 y 2, menciono la práctica de lanzar con los ojos cerrados. Durante el pasado fin de semana, con un par de instructores y un buen amigo de Madrid, llevamos este ejercicio un poco más lejos.

La idea no es nada nueva. Rod McGarry, MCI de la L.L. Bean Fly Fishing School, lleva realizando este ejercicio con sus alumnos desde hace años y al parecer con éxito.

Ejercicio

Rod (buen nombre para un instructor de lanzado), hace que sus alumnos lancen sobre un aro a unos 12-15 metros de distancia con los ojos cerrados.

Él les va dando instrucciones con los ajustes necesarios: “un poco más largo, más a la derecha…” En todo caso, los alumnos no abren los ojos para nada.

Rod dice que este simple ejercicio ayuda a que sus alumnos, principiantes e intermedios, consigan una mayor sensación de la carga de la caña y un timing basado más en esa sensación que en la observación del bucle.

Variante

Nosotros llevaremos a cabo el mismo ejercicio con algunas variantes:

  • ⇒ Colocamos aros a diversas distancias y direcciones.
  • ⇒ El alumno debe guiarse siempre por la voz del instructor para colocar su lana en un nuevo aro.
  • ⇒ Con disparo y sin disparo de línea.
  • ⇒ Con tracción y sin ella.

 

No solo es una excelente práctica para no desajustar nuestra técnica de lance en pleno sereno, cuando se pesca más a oído que a vista. Sinceramente creo que es un ejercicio que promete y que es capaz de aportar cosas interesantes a nivel técnico.

Exije tranquilidad, control y como bien dice Rod, saber interpretar en todo momento la sensación que la carga de la caña produce.