Perfiles de moscas

Prestar atención a los diferentes perfiles que una misma mosca puede presentar en superficie y descubriréis una nueva gama de modelos de imitaciones a precio cero.

Por perfil me referiré a la silueta que una mosca ofrece en función de su nivel de flotabilidad. Desde hace tiempo sé que una mosca seca solo flota como normalmente queremos que flote en la primera pasada. Ese presentimiento-intuición que en algunas ocasiones tenemos de que es en esa pasada cuando la trucha va a subir y coger nuestra mosca casi con total seguridad, está muy relacionado con un nivel de flotabilidad muy alto que percibimos de lejos en nuestra imitación. Un perfil que solo es posible cuando la mosca no ha tenido tiempo de absorber nada de agua.

A partir de ese momento y en los siguientes lances, lo más probable es que nuestra mosca pase como una emergente antes que como un insecto adulto que descansa en superficie (el romántico mito de la mosca seca). Analizar nuestras moscas en relación al perfil que ofrecen al pez en función de su nivel de flotabilidad, nos puede dar una interesante nueva perspectiva a la hora de entender y enfrentarnos a situaciones complicadas y a la hora de preparar nuestra caja de moscas. A efectos de no complicarnos demasiado la vida, yo alcanzo a distinguir cuatro niveles de flotabilidad que llegan a ofrecer multitud de perfiles diferentes según el material y diseño de montaje utilizado (un mundo por investigar y descubrir):

Nivel 1– el abdomen de la artificial no toca el agua para nada.
Nivel 2– el abdomen roza la superficie. El tórax no.
Nivel 3– todo el cuerpo penetra ligeramente la película formando un pronunciado menisco.
Nivel 4– todo el abdomen y parte del tórax se sumergen totalmente por debajo del agua.

Algunas consideraciones a tener en cuenta:

  • ⇒ dependiendo del perfil ofrecido, nuestra imitación puede aparecer como un insecto completamente diferente a lo que pretendíamos sentados al torno.
  • ⇒ a la hora de imitar subimagos o imagos de efemerópteros, las alas pueden resultar un rasgo distintivo esencial que puede ser suficiente para estimular una picada, a pesar de que la mosca presenta un perfil de nivel tres o cuatro.
  • ⇒ simplemente “despeinando” una mosca podemos conseguir que una mosca pase de un nivel uno o dos, a un nivel de tres o cuatro.
  • ⇒ las moscas que ofrecen una mayor visibilidad y desprenden más reflejos de luz son las del nivel 3.

 

Simplemente siendo conscientes de esta serie de niveles de placaje y efectuando ligeros cambios, lograremos mayor número de capturas. La vida es fácil.