Preguntas trampa

Durante la prueba práctica del certificado de instructor de cualquier examen (EFFA, IFFF, AAPGAI, ADELAM…) los examinadores persiguen básicamente averiguar tres cosas sobre el candidato

# Si es capaz de pasar con holgura cada una de las pruebas del examen.

# Si entiende a la perfección cómo se ejecuta.

# Si sería capaz de explicarlo y enseñarlo a alumnos con diversos niveles de lanzado.

Es el segundo punto, en mi opinión, el que normalmente presenta mayores dificultades.

Es ahí donde los examinadores pueden someter al candidato a una serie de preguntas de todo tipo. La mayoría de preguntas están relacionadas con los aspectos técnicos de la ejecución del ejercicio y son claras y directas. Algo para lo que sin duda estábamos preparados. Hasta ahí todo bien.

Las otras

Existe sin embargo, otro tipo de preguntas para el que debemos estar atentos y desde luego muy, muy preparados. Me refiero a esas preguntas difíciles de descifrar qué persiguen ya que su formulación, normalmente muy escueta, es casi siempre desconcertante.

Un alumno ejecuta bucles negativos a petición del examinador y este le pregunta: ¿Eso es siempre un bucle negativo?

El alumno está ejecutando la doble tracción y el examinador le pregunta: ¿Cómo afecta la doble tracción a la mano que maneja la caña?

Otro ejemplo de pregunta desconcertante: ¿A partir de qué metros empezarías a mover el cuerpo?

Algunos ejemplos más: ¿Y eso? ¿Y por qué haces eso? ¿Por qué no de cualquier otra forma? ¿Estás seguro?

Todas estas preguntas a parte de desconcertantes tienen una característica en común: no te las esperabas. Ni te las esperabas ni las habías oído nunca antes ni sabes muy bien a qué vienen y a qué se refieren.

Una vez más, el impacto sicológico en el alumno de enfrentarse a algo que no se esperaba y que no entiende muy bien a qué viene, puede ser devastador para su nivel de confianza. El cual ya estaba siendo puesto a prueba de manera exhaustiva.

Sentido de las preguntas trampa

En general, el objetivo que persiguen estas preguntas no es más que uno: poner a prueba la solidez de los conocimientos del candidato sacándole de su zona de comfort y haciéndole sentir inseguro.

Normalmente las respuestas a esas preguntas son sencillas y casi nunca encierran ningún concepto oculto ni nada que nunca hayamos leído o estudiado.

El caso es que uno debe estar muy seguro de cómo surge un bucle negativo para enfrentarse con éxito a ese tipo de preguntas que lo único que buscan es desestabilizar la seguridad en ese conocimiento.

Curiosamente funcionan y solo una gran solidez en nuestros conocimientos e ideas sobre lanzado y no una empollada tan solo unos días antes, nos ayudará a sortear este obstáculo con éxito.