Truchas comedoras de copos y represas salvadoras

Hace ya algún tiempo, llego una historia a mis oídos que si no fuera por el hecho de que proviene de un muy experimentado pescador y veterano guía de pesca, no me atrevería a citarla aquí.

Este hombre señala que en varias ocasiones ha comprobado como en medio de una nevada varias truchas ascienden a la superficie para engullir los copos de nieve que justo tocar el agua se derriten al instante.

Dándole vueltas a esta poética Teoría de las Truchas Comedoras de Copos lo único que se me ocurre pensar es que la nieve, al entrar en contacto con el agua, deja escapar unas iridiscencias de luz asemejando de alguna manera los efectos ópticos de algunas emergentes e insectos placados en superficie.

Represitas

Y tratándose de nieve existe otra teoría que por su trascendencia debiera ser investigada científicamente.

Se dice que esas pequeñas represas en ríos de montaña son fundamentales para garantizar las frezas río abajo.

Al parecer sirven de estanques de sedimentación de los miles de kilos de sal vertidos en las carreteras de montaña en invierno. Sal que tarde o temprano acaba en los cauces de arroyos y riachuelos. Se piensa que los pequeños embalses impiden que muchos tramos acaben con índices altos de salinización, precisamente en los meses en los que tiene lugar esa tan esencial parte del ciclo biológico de los salmónidos.